Pegaso 6025

Las nuevas tendencias en transporte urbano europeo de superficie que aparecieron en la década de los sesenta y el estancamiento en la producción de buses nacionales desde mediados de la misma, llevaron a la Empresa Nacional de Autocamiones S.A. (ENASA) a plantearse la necesidad de fabricar un nuevo modelo de bus. Uno que uniera las últimas tecnologías surgidas de las empresas fabricantes con una necesitada reducción en los costes de explotación de las empresas operadoras, sobre todo cuando todavía se mantenían dos agentes por vehículo.

Así nació el Pegaso 6025, un autobús de 9.8 metros, diseñado con dos amplias puertas laterales, con explotación en el servicio para un solo agente y la posibilidad de instalación de máquinas billeteras en la amplia plataforma de acceso. Fue presentado en el Salón del Automóvil en 1972 con el lema “Autobuses del futuro”.

Con motor Pegaso 9135, vertical en línea y sobrealimentado, situado en la parte trasera, se conseguía una potencia de 150 CV. Esta situación facilitaba obtener una altura desde el suelo hasta el piso de tan solo 650 milímetros en la puerta delantera.

EMT incorporó 410 unidades del Pegaso 6025 a partir de 1973 numeradas del 1001 al 1200 y del 1601 a 1810. De estas últimas, las unidades 1746, 1761, 1791, 1792, 1797, 1799, 1807, 1808, 1809 y 1810 se transformaron en Pegaso 6060 destinados al servicio express que se creó en esa época. El último Pegaso 6025 que prestó servicio se dio de baja el 1 de octubre de 1986.

EMT, haciendo historia uniendo Madrid.