El último tranvía

El servicio de tranvía languidecía desde mediados de la década de 1960. Había servido a Madrid desde 1871, trasladando a los madrileños primero en tracción animal, luego a vapor y, por último, en modo eléctrico. Pero poco a poco, las líneas de tranvía desaparecían y eran sustituidas por autobuses, la flota de tranvías disminuía paralelamente y cada vez quedaban menos en las cocheras.

En los inicios de los años 1970 tan sólo funcionaban cuatro líneas: 70 (Plaza Castilla-San Blas); 73 (Estrecho-Peñagrande); 77 (Pueblo Nuevo- Ciudad Pegaso) y 78 (Estrecho-Fuencarral). Pocos años antes, en 1965, se había suprimido la última línea que circulaba por la zona sur de Madrid, en concreto, a Usera. A la vez que todo confirmaba la agonía de este servicio, EMT organizaba la celebración del primer centenario de la puesta en servicio de la primera línea de tranvía de la capital, allá por 1871.

El 31 de mayo de 1971 se organizó un recorrido conmemorativo desde las cocheras de Fuencarral hasta Cuatro Caminos a través de la calle de Bravo Murillo con un coche PCC y un Charleroi II modificado, famoso por portar la calca 477 que aparecía en la película Doctor Zhivago. Ya en abril de ese año se había suprimido la línea 73. En enero de 1972 dejó de funcionar la 78. Y el día 1 de junio de ese año, 101 años después de su inauguración, EMT finalizaba el servicio de las rutas 70 y 77 y con ello la vida del tranvía en las calles de Madrid.

Agustín Burgaleta, en su libro ‘101 Años de Tranvías’ narra así este día: “Que mejor fecha que al cumplirse su ciento un años de servicio, hoy a las dos y dieciséis de la madrugada se encerraba en la Estación de Fuencarral el último tranvía que circuló por Madrid lleno de amigos de este transporte acompañando a la dirección de la Empresa Municipal de Transportes.”

Resulta curioso que la crónica de su muerte sucediera en la celebración de su centenario.

EMT, haciendo Madrid.