EMT en el cine (parte II)

En esta segunda entrega de la colaboración que ha realizado EMT con el cine, comenzamos con una película en la que tuvimos un importante protagonismo en los primeros minutos de metraje. En La Gran Vida (2000), dirigida por Antonio Cuadri, Carmelo Gómez daba vida a un conductor de EMT, mostrándonos su rutina diaria conduciendo un Iveco Cityclass y con sus compañeros en la cochera de Fuencarral.

De nuevo Penélope Cruz, en el drama Ma Ma (2015) de Julio Medem, volvió a subirse en uno de nuestros buses, en este caso un Bredameranini Avancity. La presencia de la actriz hizo que la seguridad y la confidencialidad se duplicaran en los días de rodaje.

Por poner un toque internacional, en Madrid transcurre una buena parte de la acción de La fría luz del día (2012), dirigida por Mabrouk El Mechri con Henry Cavill, Sigourney Weaver y Bruce Willis. Y claro está, no podía faltar una pequeña secuencia con uno de nuestros buses.

2017 fue un año de abundantes peticiones de rodaje. Tanto en Abracadabra como en Sin Fin el coche 1007 (un Pegaso 6038) hizo sus pinitos cinematográficos, al igual que el bus 6754 (un Iveco Cursor Hispano) en Toc Toc. Curioso lo que ocurrió en Despido Procedente, donde otro Iveco “tuneado” aparecía como un “auténtico” bus de línea argentino. Eso sí, solo del lado que salía en la escena, en el otro seguía siendo muy reconocible de pertenecer a EMT.

EMT, también en el cine, haciendo Madrid.