Circuito Neutralizado

Habitualmente los recorridos de nuestras líneas convencionales son paralelos de una cabecera a otra, es decir, el recorrido de “vuelta” se realiza por las mismas calles en sentido inverso al recorrido de “ida”. Además la obligación añadida para los usuarios de bajar al final del itinerario, en cabecera, o pagar un nuevo billete si se quiere continuar viaje.

Sin embargo, hay algunas líneas en las que, por su recorrido y para facilitar acceso y descenso de usuarios, cuentan con lo que llamamos “Circuito Neutralizado”.

El Circuito Neutralizado establece que una línea llega a una de sus cabeceras pero el regreso lo realiza por otro itinerario distinto durante un tramo determinado. Generalmente se trata de un tramo circunferencial en el que la cabecera es solo un punto de regulación de horarios. Se puede subir antes de la cabecera y bajar después de la misma sin tener que pagar dos viajes.

Observamos varios tipos de circuitos neutralizados.

El primero se basa en la posibilidad de subir a un autobús durante el recorrido de ida, y una vez llegado el final de la línea (cabecera), comenzar el viaje de vuelta sin la obligación de validad o pagar otro billete. Como en cualquier cabecera, el autobús podrá estar parado según las necesidades de regulación de la línea, para cumplir con los intervalos programados, y luego continuar el viaje. Un ejemplo claro sería la línea M1, que debido a su recorrido por calles de un solo sentido y su separación entre paradas de ida y vuelta, permite este circuito neutralizado. En estos casos el límite del circuito neutralizado es la siguiente cabecera.

El segundo caso, el más habitual, se basa igualmente en la posibilidad de subir a un autobús durante el recorrido de ida y, una vez llegado el final de la línea (cabecera), comenzar el viaje de vuelta sin la obligación de validad o pagar otro billete. Pero en este caso solo hasta finalizar un recorrido concreto autorizado. Se puede observar en la imagen con el circuito neutralizado de la línea 129. A pesar de llegar a la cabecera de Manoteras, es posible continuar viaje hacia las 3 paradas siguientes, puntos diferentes y alejados del recorrido de ida. Como en el anterior, al llegar al final de la línea, el autobús podrá estar parado igualmente según las necesidades de regulación de la línea para cumplir con los intervalos programados.

En el último caso se encontrarían las líneas Circulares C1 y C2. Se trata de un Circuito Neutralizado de carácter especial en el que se permite continuar el viaje una vez llegado a cabecera dado que por su trazado circular, los recorridos de ida y vuelta son dispares en cada caso, pero complementarios entre sí.

Aquí tienes el listado completo de líneas que poseen Circuito Neutralizado: 6 (en Benavente-Tirso de Molina y en Orcasitas), 7 (en Manoteras), 9 (en Hortaleza), 12 (en Marqués de Zafra), 26 (en Benavente-Tirso de Molina), 29 (En Manoteras), 32 (en Benavente-Tirso de Molina), 36 (en Campamento), 48 (en Canillejas), 58 (en Santa Eugenia), 59 (en San Cristobal), C1, C2, 70 (en San Blas-Alsacia), 72 (en Hortaleza), 87 (en Las Cárcavas), U (en avenida Séneca), 102 (entre Méndez Álvaro y Atocha), 107 (en Hortaleza), 110 (en Cementerio de La Almudena), 117 (en San Ignacio), 129 (en Manoteras), 150 (en Virgen del Cortijo), 162 (en el Barrial), 172 (en Las Tablas), 
174 (en Plaza Castilla), E1 (entre Atocha y Santa María de la Cabeza), M1 (entre Tirso de Molina y Embajadores) y las nocturnas N1, N3, N4, N8, N9, N10, N13, N15, N18, N19, N20, N21, N22, y N24, generalmente en periferia

EMT, uniendo Madrid