¿Quieres ver las Luces de Navidad? ¡Súbete al bus!

Bus de la Navidad 2

Empieza el mes de diciembre y los aromas de la Navidad comienzan a llegar… todo está listo con un mes de antelación porque, de un modo u otro, tenemos ganas de esas cosas que evocan este paréntesis invernal a final del año. Olor a castañas asadas, turrones y polvorones en las tiendas, lotería por doquier, mercadillos en las plazas, belenes, compras. Un hormigueo recorre las calles de la ciudad; vamos y venimos de compras, de comidas y cenas con amigos, familiares o compañeros de trabajo.

Y, por todos sitios, hay una señal inequívoca de la Navidad, un símbolo universal de estas fiestas: la iluminación de las calles. Año tras año esperamos con ansía, con expectación, el encendido del alumbrado navideño, deseosos de conocer los colores, las formas y los diseños que, en forma de luminosa geometría, van a adornar las principales calles de la capital.

Pero disfrutar de ellas puede ser dificultoso: vamos caminando por calles atestadas, mirando hacia arriba en busca de ese deleite lumínico, y chocamos con otros viandantes, pisamos donde no debemos o, incluso, topamos con una señal de tráfico o una farola. Así no disfrutamos de las luces navideñas.

Pero el remedio está pensado desde hace ya algunos años y, como el turrón, vuelve a aparecer por nuestras vidas en este mes de diciembre. Un remedio cariñosamente preparado por el Ayuntamiento y la Empresa Municipal de Transportes para poder disfrutar de un mágico paseo bajo luces, guirnaldas y el cielo de Madrid. El Bus de la Navidad de EMT echa a rodar hoy mismo, un año más, para poder dedicar 45 minutos de nuestra vida diaria a la contemplación de este espectáculo sin estrés, sin prisas, sin agobios.

Deja que los conductores y el personal de atención al cliente de EMT lo hagan todo por ti. Súbete a la azotea de nuestros autobuses de dos pisos, acomódate en tu asiento –abrígate porque refresca y el bus va descubierto– y disponte a relajarte y a gozar de una mirada única de nuestro Madrid y de su iluminación. Sin interrupciones, sin molestias, sin que nadie se ponga delante y te tape la vista.

Nuestro paseo de tres cuartos de hora aproximadamente, empieza en la calle Serrano, junto a los Jardines del Descubrimiento (plaza de Colón) para bajar hacia Plaza de la Independencia. Regodéate con la Puerta de Alcalá. El Bus de la Navidad enfila hacia Cibeles: mira a tu izquierda para contemplar la fachada del Ayuntamiento y el conjunto de las luces en Cibeles. A continuación, tu bus navideño toma la calle Alcalá y aparece, ante tu vista, a casi seis metros de altura (recuerda que vas en el piso de arriba del bus), la esplendorosa Gran Vía con su mar azul de leds y bombillas. Cuando llegues a Callao, daremos la vuelta para deshacer el camino hasta Puerta del Alcalá; ahora deja volar tu mirada por las coloridas guirnaldas de la calle Velázquez hasta llegar a Ortega y Gasset, donde los árboles sutilmente iluminados, te llevarán a la calle Serrano y, de nuevo, al punto de partida. Final de trayecto. Seguro que lo has disfrutado.

Recuerda: el #BusNavidad está operativo desde hoy, día 3 de diciembre, hasta el 6 de enero, y funciona todos los días (salvo 24 y 31 de diciembre y 5 de enero) de 18 a 23 horas. Y, por cierto, es muy barato: 2 euros adultos, 1,5 euros mayores de 65 años y gratis para niños que no hayan cumplido los siete años; es, sin duda, la forma más económica y más ‘auténtica’ de ver las Luces de Navidad.