La nueva red nocturna de la EMT

El Ayuntamiento de Madrid, a través de la Empresa Municipal de Transportes y en consonancia con las instrucciones del Consorcio Regional de Transportes de Madrid, reestructura, a partir del lunes 30 de septiembre, el servicio de la red nocturna de autobuses urbanos de la capital (popularmente conocidos como ‘búhos’). Esta reestructuración incluye tres hitos fundamentales: creación de dos nuevas líneas nocturnas (N25 y N26); modificación de los itinerarios de cuatro rutas existentes (N15, N17, N22 y N23); y desaparición de la red de líneas de Metrobúho y de las líneas nocturnas circulares de fin de semana NC1 y NC2. Los dos primeros hitos redundarán, además, en una mejora de la accesibilidad al transporte público nocturno en los distritos de Latina, Carabanchel, Usera, Tetuán, Puente de Vallecas y Vallecas Villa.

Nuevas líneas N25 y N26

La primera medida de mejora de la red de ‘búhos’ de la EMT es la creación de dos nuevos itinerarios nocturnos: N25 y N26. La línea N25 cubrirá el trayecto entre Alonso Martínez y Villa de Vallecas realizando el siguiente recorrido: paseo de la Castellana, plaza de Colón, plaza de Cibeles, Sevilla, Puerta del Sol, Cánovas del Castillo, paseo del Prado, intercambiador de Atocha, avenida Ciudad de Barcelona, avenida de la Albufera, Sierra de Guadalupe y plaza de Juan Malasaña (Villa de Vallecas). El recorrido de vuelta parte de la plaza Juan Malasaña y continúa por Jesús del Pino, avenida de Albufera, Santillana del Mar, avenida de la Albufera, avenida Ciudad de Barcelona, paseo de la Infanta Isabel, paseo del Prado, Cánovas del Castillo, plaza de Cibeles, plaza de Colón, Génova y Alonso Martinez. Por su parte, la línea N26 cubrirá el trayecto entre Alonso Martínez y Aluche realizando el siguiente recorrido: paseo de la Castellana, plaza de Colón, plaza de Cibeles, Cánovas del Castillo, paseo del Prado, Atocha, plaza de Benavente, calle Toledo, calle General Ricardos, calle de la Oca, camino de los Ingenieros, avenida Nuestra Señora de la Luz, calle Ocaña e Intercambiador de Aluche. A la vuelta, desde este punto circulará por Ocaña, Nuestra Señora de la Luz, avenida nuestra Señora de Fátima, paseo Muñoz Grandes, Oca, General Ricardos, Toledo, Duque de Rivas, plaza de Santa Cruz, Puerta del Sol, Alcalá, plaza de Cibeles, plaza de Colón, Génova y Alonso Martinez.

Cambio de itinerario en cuatro líneas

La segunda de las medidas adoptadas para racionalizar y hacer más eficiente el servicio nocturno de la EMT supone la modificación de los itinerarios de los nocturnos N15, N17, N22 y N23 para mejorar la accesibilidad en los distritos de Carabanchel, Usera y Tetuán. La línea N15 (Cibeles – Orcasur), en sentido Orcasur, girará directamente desde calle Marcelo Usera a avenida Rafaela Ybarra, dejando de circular por el tramo de la calle Marcelo Usera comprendido entre avenida Rafaela Ybarra y plaza Fernández Ladreda (plaza Elíptica). Esta zona pasará a estar atendida por la línea N17. De este modo, los viajeros de la N15 que se dirigen a Orcasur ahorrarán tiempo de viaje. La línea N17 (Cibeles – Carabanchel Alto) modifica sustancialmente su recorrido actual para dar servicio al eje del paseo de Santa María de la Cabeza y al área de Plaza Elíptica (distritos de Usera y Carabanchel) dejando de circular por las calles Toledo y General Ricardos (en el tramo entre Marqués de Vadillo y Oporto). Estos ejes quedan cubiertos a partir de ahora por la línea N26. En concreto, desde Cibeles, la N17 circulará por paseo del Prado, plaza Emperador Carlos V, Ronda de Atocha, Embajadores, paseo de Santa María de la Cabeza, plaza de Fernández Ladreda (Plaza Elíptica), avenida de Oporto y glorieta Valle de Oro desde donde continúa hasta Carabanchel Alto por la ruta que sigue en la actualidad. En cuanto a la línea N22 (Cibeles – Barrio del Pilar), su itinerario se modifica en el tramo entre Colón y glorieta Piedrafita del Cebrero. En vez de circular, –en sentido barrio del Pilar– como hace actualmente, por las calles Génova, Santa Engracia y Bravo Murillo, lo hará por el paseo de la Castellana hasta plaza de Castilla donde tomará el último tramo de Bravo Murillo para seguir por las calles Veza, Plátano, Arroyo y paseo de la Dirección (a la vuelta por Capitán Blanco Argibay). La ruta N23 (Cibeles – Montecarmelo) sufre la modificación inversa: deja de transitar por paseo de la Castellana y pasa a hacerlo por Génova, Santa Engracia y Bravo Murillo. Finalmente, en tercer lugar, el plan de racionalización del servicio nocturno conlleva la supresión de la red de Metrobúhos y de las líneas nocturnas circulares NC1 y NC2. La red de Metrobúhos está compuesta por 12 líneas que sustituyen en superficie (de manera aproximada) los itinerarios de las líneas de Metro y que prestan servicio las noches de fines de semana y vísperas de festivo. Los Metrobúhos se pusieron en marcha en 2006 para sustituir el servicio del ferrocarril metropolitano durante su horario de cierre (de 01:30 a 06:30 horas) en las citadas noches. También se suprime el servicio de las líneas circulares nocturnas NC1 (Cibeles – Moncloa) y NC2 (Cibeles – Argüelles) que sólo prestan servicio en fines de semana. Por tanto, el próximo día 29 (noche del sábado 28 al domingo 29) de septiembre será el último día que presten servicio las líneas de Metrobúho. En 2012, esta red transportó 900.000 viajeros, mientras que las líneas NC1 y NC2 movieron a lo largo del año 75.000 personas.

Horarios

Los horarios de la nueva red de autobuses nocturnos también quedan unificados. De lunes a jueves (laborables), el servicio comienza –en la cabecera situada en la periferia– entre 23:15 y 23:30 (dependiendo de la línea) y a las 23:55 en Cibeles y Alonso Martínez. Los últimos servicios parten a las 05:40 (05:50 en algunas líneas) y 05:10 horas respectivamente. El intervalo entre autobuses es de 35 minutos en las horas de mayor demanada. En las noches de fin de semana (de viernes a domingo y vísperas de festivo), el servicio empieza a las 23:20 horas (periferia) y a las 23:45 (Cibeles y Alonso Martínez). Los últimos viajes se realizan a las 05:30 horas desde ambas cabeceras. La cadencia de autobuses durante toda la noche oscilará entre 15 y 18 minutos.

Nuevos barrios atendidos

Con esta reestructuración, la EMT comienza a prestar servicio nocturno en zonas que antes no estaban atendidas como paseo de Santa María de la Cabeza, avenida Oporto, calle de la Oca, avenida de Nuestra Señora de la Luz y calle Ocaña (distritos de Usera, Carabanchel y Latina) Asimismo, se mejora la cobertura en toda su longitud en ejes viales muy importantes como la calle Bravo Murillo (Tetuán) y la avenida de La Albufera (Puente de Vallecas y Vallecas Villa).

¿Deseas ver los itinerarios y sus recorridos?