La EMT y el Turismo, “Nexo de Unión”

Los que vivimos en Madrid estamos absorbidos por nuestra vida diaria, familia, amigos, hijos, trabajo, estudios… y cuando llega nuestro periodo vacacional o de relax, nunca pensamos en visitar la Ciudad donde vivimos, no por nada especial, sino porque contemplamos destinos fuera, incluso de España. Voy a hacerte esta pregunta ¿Cuántas veces has pensado que tienes una deuda pendiente con tu ciudad para visitar aquellos museos y monumentos que solo conoces por las excursiones del  colegio? ¿Muchas? Pues es el momento de saldar esa deuda. Existe la opción de adquirir la tarjeta MadridCard que junto al Billete Turístico tendrás Madrid al alcance de la mano. Es una tarjeta turística con la que conocerás la ciudad de una forma sencilla, divertida y, con los autobuses de la EMT, rápida, por un precio razonable. Te permite la entrada a más de 50 museos incluyendo, acceso preferente a los museos de El Prado, Reina Sofía, Thyssen-Bornemisza, Palacio Real, Tour del Bernabéu y al Museo de Cera, lo que significa que no tendrás que esperar ninguna cola.

Si queremos hacer un alto el camino hacia la cultura, esta tarjeta nos ofrece descuentos en tiendas y restaurantes. Dependiendo de las tarifas, puedes utilizarla para 1, 2, 3 y 5 días incluyendo precios especiales para niños, de los cuales no podemos olvidarnos, por lo que existe una modalidad específica que incluye la entrada al Zoo Acuarium, Faunia y al Parque de Atracciones. Se puede adquirir en la tienda de Madridshop situada dentro a la oficina de turismo en la Plaza Mayor o en http://www.madridcard.com/

Evidentemente las distancias que se recorren son largas y si no tienes un excelente estado físico para realizarlas andando, te sugerimos que adquieras el billete turístico (http://bit.ly/PSTshZ), disponible para dos zonas y hasta siete días, y realizar todos los recorridos en el autobús. Por hacer un guiño podemos tomar como punto de partida La Plaza de Cibeles, sube a cualquiera de los autobuses de las líneas de la EMT que circulan por la calle Gran Vía (1, 2, 46 (desde la calle Alcalá con Gran Vía), 74, 146 (solo hasta la Plaza de Callao)) y observa a través de la ventana la riqueza arquitectónica que es extensible hasta la Plaza de España, Plaza, en la que podremos visitar el Monumento a Cervantes. O alguna de las líneas que discurren por el Paseo del Prado, Recoletos, Castellana en las líneas 5, 14, 27, 45, 53 y 150 que te permiten llegar de una forma eficaz y rápida a los museos de mayor relevancia. Todo esto y mucho mas podrás hacerlo si conviertes el autobús de la EMT como tu medio de transporte, porque si subes verás Madrid.